Category Archives: Noticias

Fiscalización a beneficios fiscales – Costa Rica. Criterios de selección de regímenes, beneficiarios, mercancías, así como los procesos de recomendación y autorización respectivos para efectos de fiscalización.

El estar exento de algún Impuesto no exime al contribuyente al debido cumplimiento tributario. La Administración Tributaria tiene las facultades legales, y el interés legítimo, de fiscalizar el cumplimiento de los contribuyentes que se beneficien de alguna exención, para comprobar que ha sido el adecuado.

Para tales efectos, la Dirección General de Hacienda, por medio de la Resolución No. RES-DGH-075-2018, determinó los criterios de selección para efectos de fiscalización de los regímenes, beneficiarios y mercancías objeto de exenciones fiscales, así como de los procesos de recomendación y autorización pertinentes. A partir del 1 de noviembre de 2018, se fundamentará en, al menos, uno de los 18 criterios indicados en la Resolución que se comenta, se trata de una actualización de la Resolución número RES-DGH-059-2015.

Es fundamental que los contribuyentes que gocen o se beneficien con alguna exoneración revisen su proceso de cumplimiento tributario, a la luz de que, si cumplen alguno de los siguientes criterios, pueden ser seleccionados para ser revisados por la Administración Tributaria.

Si tiene alguna consulta respecto al debido cumplimiento tributario en su organización, o desea realizar una revisión de su estado de cumplimiento actual, contáctenos, nuestro equipo experto está a su disposición.

Los criterios de fiscalización incluyen conductas del beneficiario de la exoneración, uso de lo exonerado, factores externos y publicados en medios de comunicación. Asimismo, se establecen otros criterios que resultan “abiertos” ya que no son limitados, ni tampoco se indicada una cuantía específica. Por ejemplo, en el criterio final, se establece que un criterio de selección es que no hayan sido fiscalizados en los últimos dos años.

Los criterios que se encuentran en la Resolución son los siguientes:

  • Beneficiarios con incumplimiento de deberes formales o materiales, ya sea que proporcionen de manera incompleta o inconsistente la información solicitada o que lo omitan; así como los morosos.
  • Los beneficiarios que se encuentren vinculados a otros sobre los cuales se han realizado actuaciones de fiscalización, y de los que se tengan indicios que han infringido algunas de las regulaciones del régimen de exención. Se incluye a los beneficiarios que hayan sido sujeto de procedimientos sancionatorios, ya sea por no suministro de información o presentación incompleta de la misma o sancionados por incumplimiento de regulaciones atinentes al régimen de exención, y/o contra los cuales se haya emitido una resolución determinativa de ineficacia de alguna autorización de exención.
  • Los factores que se desprendan de estudios realizados por entidades externas del Ministerio, así como, resultado de información que se publique en medios de comunicación colectiva.
  • El monto de impuestos exonerados, cantidad de DUAS de importación, porcentaje de interés fiscal.
  • Los bienes exonerados que por su naturaleza pueden ser empleados para fines diferentes a los autorizados y los que podrían ser usados por terceros no autorizados.
  • Los beneficiarios que se presuma o existan indicios de que:
    • Hayan adquirido en el mercado local, bienes y/o cantidades diferentes a las autorizadas;
    • Hayan utilizado autorizaciones de exención genérica vencidas;
    • Hayan realizado importaciones exoneradas donde las variables consignadas en el DUA no coincidan con lo indicado en la autorización de exención;
    • Hayan traspasado los bienes a otros beneficiarios sin contar con la debida autorización, a un tercero que no cuente con los beneficios respectivos;
    • Hayan presentado faltantes de inventario no justificados;
    • No hayan liberado y/o liquidado los tributos, oportunamente;
    • No hayan traspasado, exportado o liquidado los bienes exonerados, dentro de los plazos previstos y autorizados.
  • Los beneficiarios que presenten cambios en su organización y/o giro empresarial o comercial, tales como fusiones empresariales, cierre de operaciones y que hayan tenido cambio en el modelo de gestión.
  • Los beneficiarios de exenciones de los medicamentos y mercancías para uso agropecuario y pesquero; los cuales realicen ventas en el exterior o exporten bienes exonerados, independientemente que sufran o no alguna transformación en el mercado nacional.
  • Los beneficiarios que soliciten gran cantidad de autorizaciones de exención, principalmente genéricas, y que no las apliquen en su totalidad y/o que soliciten frecuentes modificaciones a las autorizaciones de exención aprobadas.
  • Los beneficiarios a los cuales se les ha cancelado el contrato turístico o contrato agropecuario por parte de las autoridades respectivas.
  • Los regímenes, beneficiarios, bienes o procesos de recomendación y autorización no fiscalizados en los últimos dos años.

 

Bernal Alfaro
Senior de Impuestos
balfaro@grupocamacho.com

 

Grupo Camacho Internacional nombra nuevo socio

Vladimir Blanco Solano, Socio GCI

¡Seguimos consolidándonos como líderes en Costa Rica y Centroamérica!

En Grupo Camacho Internacional estamos comprometidos con solventar las necesidades de nuestros clientes en materia de impuestos, fiscalidad y negocios. Por eso nos sentimos orgullosos de compartir tan grata noticia.

Vladimir Blanco Solano, con más de 6 años en la firma en diferentes puestos ahora es nuestro nuevo Socio.

Vladimir es Licenciado en Economía de la Universidad de Costa Rica y Máster en Asesoría Fiscal de la Universidad para la Cooperación Internacional; además cuenta con una Especialización en Precios de Transferencia del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias.

En Grupo Camacho Internacional se ha desempeñado como consultor de negocios junior y senior para luego ser nombrado Supervisor de Precios de Transferencia (2015), Gerente de Precios de Transferencia (2016) y ahora este nuevo reto como Socio de la Firma. Durante este tiempo ha brindado servicios de alta calidad y conocimiento técnico para empresas e instituciones públicas de Costa Rica, Centroamérica y el Caribe.

Extendemos una cordial felicitación a Vladimir Blanco por este nuevo logro.

 

Dos reglamentos relevantes

Antes del cierre de la Administracion Solís Rivera, han quedado publicados dos reglamentos que son determinantes en la vida de las empresas y sus relaciones con los entes públicos en general, tanto como en particular con tres instituciones que son rectoras del cumplimiento de las obligaciones de los agentes económicos a partir de las respectivas publicaciones.

Valga decir, que en todo caso, las dos instituciones a pesar de tener objetivos específicos de gestión y control de los elementos propios de su ámbito, son afluentes que alimentan a la vez a una de las instituciones que es el objeto de análisis del presente artículo, sea, cómo inciden las regulaciones de registro de accionistas con el ICD (Instituto de Control de Drogas) como la SUGEF (Superintendencia General de Entidades Financieras), esta información recabada esta directa e indirectamente vinculada con el cumplimiento fiel de los deberes tributarios, haciendo un alumbrado a las zonas oscuras del anonimato -el particularmente nefasto de las actividades ilícitas- la concentración de los grupos económicos, la transparencia del patrimonio de los beneficiarios últimos de las entidades y cadenas de estas en figuras, con y sin personalidad jurídica propia, con plazos perentorios muy cortos para que las instituciones que se convierten en instrumentales al cumplimiento de los deberes de transparencia como la Dirección de Notariado y el Registro Público, con plazo de puesta en marcha el próximo 30 de junio, sea en los próximos 60 días.

El reglamento de la ley 9449 relativa a las modificaciones de la ley 8204, “LEY SOBRE ESTUPEFACIENTES, SUSTANCIAS PSICOTRÓPICAS, DROGAS DE USO NO AUTORIZADO, ACTIVIDADES CONEXAS, LEGITIMACIÓN DE CAPITALES Y FINANCIAMIENTO AL TERRORISMO”, incluye sin más postergación el deber de inscripción ante la SUGEF, de las actividades económicas de manejo de fondos de terceros en la amplia gama de esta modalidad, que incluye-al no haber exclusiones legales establecidas-las de manejo de fondos intragrupo, aspecto que levanta banderas a la gestión de esta naturaleza en el ámbito natural de la administración de las empresas con tesorería común o el uso de las prácticas de consolidación del efectivo, para ser utilizado ahí donde el grupo lo requiere, con mucha laxitud respecto de la documentación, tanto como del establecimiento de reglas, términos y condiciones que tienen tanto el impacto previsto por esta normativa de anti lavado de activos, como las banderas fiscales relacionadas con los asuntos de precios de transferencia, que comportan estas actividades y su incidencia fiscal respectiva, asunto que no puede ser obviado por los actores económicos.

Aparte de los regulados financieros, están ahora a la inscripción, así como a los deberes de reporte periódico, muy posiblemente de orden mensual, las siguientes actividades: La compraventa o el traspaso de bienes inmuebles y bienes muebles registrables o no registrables, tales como armas, piedras y metales preciosos, obras de arte, joyas, automóviles y los seguros. b)    Los casinos, las apuestas y otras operaciones relacionadas con juegos de azar. c)     Operadoras de tarjetas de crédito que no formen parte de un grupo financiero. d)    Servicios profesionales. e)     Medios alternativos de transferencias financieras f) las de otorgamiento de facilidades crediticias de cualquier naturaleza, etc.

La importancia de esta regulación es no solo del orden de control del ámbito que pretende regular, sino, que a través de la información periódica, esta enviando señales al sistema de control, en este caso en manos de la SUGEF, para comprobar su buen conducir de los negocios, pero no deben perder de vista las actividades enunciadas, la accesibilidad de esta información a la Administracion Tributaria de conformidad con el deber de toda entidad de suministrar a la Administracion información que sentando en su haber pueda tener incidencia tributaria.

Cuando el contribuyente interioriza esta realidad, se dará cuenta de la necesidad de efectuar cambios sustanciales para efectos de conformar una disciplina de cumplimiento tributario, que se incorpore en las venas mismas del negocio mediante el concepto de gobierno corporativo tributario, que implica, incorporar en labores ex ante, desde las mismas actividades de toma de decisiones estratégicas, prácticas tendentes a poder enviar sus fotografías financieras a las autoridades sin tener sobresaltos, resultantes de ajustes tardíos de propósito únicamente tributario, que quedará muy evidente en sus reportes, así como en el contraste de la información a través del tiempo, siendo esto uno de los mayores retos culturales que implica la adopción de esta normativa, aparte de las complejidades operativas y técnicas que implica en sí misma la actividad regulada y la diversa incorporación de figuras de prácticas que deben ser estandarizadas a todos los efectos de cumplir con la SUGEF.

Por su parte el reglamento de registro de accionistas que llega a poner las reglas de orden en relación con los deberes de todas las entidades, nacionales o extranjeras operando en el país de hacer del pleno conocimiento de la Administracion Tributaria y del ICD, los beneficiarios últimos de las entidades, con o sin personería jurídica propia, atribuyendo la titularidad de estos beneficiarios con propósito dual, por un lado conocer los elementos constitutivos de los grupos económicos y la concentración empresarial a efectos fiscales, así como determinar a efectos de las normas del ICD, la acumulación de riqueza que no tenga fuente legitima de origen lícito, incluído en el concepto de licitud, no solo la actividad subyacente que dio origen a la riqueza, sino que la prueba de la debida tributación correspondiente de la misma.

La mera interposición de figuras jurídicas locales o internacionales, con propósito de disimular la atribución patrimonial a sus efectivos beneficiarios, tiene una norma de cierre que deviene de la Ley de Lucha Contra el Fraude Fiscal de diciembre de 2016, que es la atribución de la titularidad al administrador de la entidad local.

Esta presunción, así como la atribución al ultimo beneficiario, tienen como fin último, poder activar en cabeza de dichos beneficiarios las presunciones fiscales del articulo 5 de la ley de impuesto sobre la renta, sea que cuando alguien detente un patrimonio que supere aquel que pueda demostrarse que ha tributado conforme las normas del país en que se originó dicho patrimonio, o que no estaba según las normas respectivas en obligación de pagar impuestos, no así aquellos patrimonios que sin poder demostrar jurídicamente por medios idóneos la trazabilidad del mismo, no solo puedan verse frente a determinaciones de obligaciones en renta, sino que eventualmente de caber otros elementos de falta de prueba de legitimidad de la actividad subyacente, ser perseguidos por lavado de activos, blanqueo de capitales o actividades conexas.
Es así como los dos reglamentos tienen en común poder llevar procesos paralelos en materia administrativa-SUGEF y Tributación- tanto, como en el ámbito penal del lavado de activos y legitimación de capitales, tanto como financiamiento al terrorismo y actividades conexas.

En la entrada en vigor de las dos normas reglamentarias es de recibo por parte de los contribuyentes efectuar una clara determinación, particularmente a las reglas del nuevo ámbito de cobertura en la ley 9443, en relación con las actividades mismas, procediendo a su inmediato proceso de inscripción, ya de por sí las instituciones financieras, han venido requiriendo a ciertas actividades de estas ramas, llevar a cabo sus procesos de solicitud de inscripción ante la SUGEF, so pena de cerrar las cuentas que en dichas instituciones mantengan quienes teniendo el deber de inscribirse no lo hagan en plazos perentorios. Esto implica riesgos severos de negocio en marcha para quienes no cumplan en fase voluntaria.

Por otra parte, son punto de conexión ambos reglamentos en las posibles implicaciones de flujo de información, cumplimiento con el estándar global de transparencia, deberes de conocimiento de los clientes, los accionistas, así como la adecuada documentación de debida diligencia ya no limitada a los agentes financieros, sino a un importante nuevo conjunto de actores que inician el mes de mayo, con regulaciones urgentes que atender.
Por último, no debemos perder de vista que los contribuyentes, tenemos unos deberes que al cumplirlos incrementan el acervo de información que debe tener coherencia interna y externa, por lo que conviene efectuar labores que aporten al mapeo de sus nuevos riesgos, en especial ante el cambio de las autoridades en las instituciones, resultantes del cambio de gobierno, así como de la desesperada necesidad de Hacienda de llevar recursos nuevos y frescos a sus arcas.

Carlos Camacho Córdoba
Socio Director Grupo Camacho Internacional
ccamacho@grupocamacho.com

HLB International appoints new member in Costa Rica

HLB International, one of the leading global accountancy networks with presence in 150 countries, continues its growth with the recent signing of a new member firm in Costa Rica, Grupo Camacho Internacional S. A. This is a major move and will have a big impact on the Central American market.

Grupo Camacho  Internacional S. A. is based in San Jose, the capital city of Costa Rica. Established in 1988, the firm provides services in Transfer Pricing, International Tax, International Tax Restructuring and BEPS. The firm’s Transfer Pricing expertise will be a strategic asset for the HLB network.

Carlos Camacho Cordoba, Managing Partner of Grupo Camacho Internacional S. A., commented: “With a strong focus on meeting the current and potential needs of our clients and a vision towards quality, innovation and achievement of added value for our clients, joining the HLB network will further enhance our client services. We very much look forward to working with HLB members globally.”

Grupo Camacho Internacional S. A. is already working closely with other HLB members in the region and will form part of the federation of representative member firms in Costa Rica, which will make a substantial addition to our Central American and global coverage.

About HLB International

HLB International is a leading worldwide network of independent professional accounting firms and business advisers. Formed in 1969, HLB International services clients through its member firms in 150 countries, their 25,000 partners and staff in 700 offices worldwide. Member firms are well-established locally with many firms ranked among the top twelve nationally.

HLB International is a member of the Forum of Firms and focuses on quality and personal service, reinforced by regular quality assurance reviews of all member firms, an up-to-date ISA compliant international audit manual and membership of external professional bodies focused on quality issues.

Source: www.hlbi.com

 

Próximo paso

Por: Carlos Camacho / Socio Director de Grupo Camacho Internacional

Este proceso que lleva a Costa Rica a una segunda ronda de elecciones, es un complejo fenómeno que podemos sin duda tornar en una gran oportunidad de pacto nacional. Es evidente que todos los sectores, con independencia de su resultado, han adquirido clara conciencia de que el alineamiento requerido por el país excede los límites de lo electoral y se planta frente a los dos señores candidatos como el reto de cohesión con propósito.

Estamos en un punto de inflexión en el que por las circunstancias económicas, el lujo de errar está vedado. Es indispensable lograr un acuerdo marco nacional en materia de rescate económico y financiero del país. Los niveles de endeudamiento y déficit han topado límites de altísimo riesgo, no solo para la estabilidad macroeconómica, sino de manera especialmente preocupante, para la estabilidad social.

Tal y como recientemente lo hicieron los partidos socialdemócrata y socialcristiano en Alemania, requerimos un acuerdo inmediato, no hay tiempo para largas distracciones, ya que el público local y los mercados internacionales están altamente temerosos, esto genera un estado de aceleración en la desmejora de los elementos objetivos como lo son el empleo, la inversión, el ahorro, la colocación de deuda externa entre otros.

El gran acuerdo nacional debe tender puentes para hablar ahora, de los temas que no se trataron en la campaña recién pasada, distraídos por asuntos de orden circunstancial, nuestra brújula país perdió el norte magnético de la sensatez, la confianza en equipos experimentados y se desdibujó, en lo que hoy de manera residual son dos fuerzas con falencias importantes en su capacidad propia para lograr gobernar nuestro país en los días venideros, el horizonte así visto es de grandes nubarrones que anuncian tiempos de tormenta económica y posibles levantamientos sociales, que no queremos invocar siquiera, pero seríamos ilusos en creer que eso no pasa en Costa Rica.

El que tiene equipo, aunque con rendimientos decrecientes si no hace los recambios, tendrá que ceder posiciones para que pueda ser atractivo a un efectivo gobierno de concertación nacional. El que no, tiene la oportunidad de oro de tener muchos asientos vacíos y mucho capital intelectual de gran talante que merecen conformar parte de una iniciativa país, con una agenda pactada, tanto por el Ejecutivo, como por el Legislativo. La numerología da para un gran acuerdo sin precedentes, que plantea una posible conformación de mayorías inusitadas en las últimas décadas y causante del fenómeno de la ingobernabilidad entre otros disparadores.

No basta con numerología, se requieren voluntades y una clara agenda nacional, configurada por protagonistas de gran credibilidad en el colectivo social, bandera que han enarbolado dos grandes pilares del pensamiento y análisis del fenómeno de la cosa pública en Costa Rica como lo son El Estado de la Nación y el INCAE. Si dejamos que los técnicos expertos, que sin pasiones ni mezquindades se han ofrecido a la confección de esta agenda, la formulen y guíen su discusión para el pacto, habrá motivos para pactar, un norte nuevo que recupera la confianza y credibilidad institucional del país, dando un golpe de timón que nos aparte del nebuloso horizonte descrito, hacia las aguas de acuerdos supremos.

Para esto necesitamos que los partidos acepten que requieren consensuar en la agenda, comprometer sus bancadas y tener equipos idóneos en el Ejecutivo, con talentos provenientes de donde el talento está, mayormente fuera de sus partidos, generando el inicio de un círculo virtuoso, como el que merecemos todos y cada uno de los costarricenses.

Debemos pactar también que no todo se podrá resolver, apegados a un claro principio de realidad, por tanto, debemos lograr que se haga en la agenda nacional una primera labor de priorización, sin la cual los acuerdos y las métricas de los mismos serán más estériles que su inexistencia misma.

Debemos hacer una veda electoral respecto del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como del paupérrimo e insensato manejo del mismo dado por la señora vicepresidente de la República, para que el asunto que es un tema ahora de mero derecho sea abordado por las autoridades competentes y no enturbiemos la mente, la visión, la sensatez por algo que, aunque lleguemos o no a un acuerdo en las esferas políticas, no es a estas a las que corresponde definir. En consecuencia, de esta veda, debemos pactar también una tregua a la intifada religiosa que en consecuencia del errático manejo dicho se ha desatado. No invitamos a ninguna de las partes a abandonar sus principios, creencias y valores, todo lo que les pedimos es que dejemos esas armas en veda en esta segunda vuelta electoral, para concentrarnos en lo trascendente.

Costa Rica puede salir adelante si hace esta decisión histórica, no una parte, sino toda ella, en su conjunto, sin parches, con nitidez visionaria en la construcción de un país modelo como el que añoramos; porque ha sido arrebatado de las manos de los costarricenses, por la corrupción empresarial de algunos “vivillos”, que se han valido de la clase política para favorecerse en lo particular en detrimento de la mayoría. Soy un defensor ferviente de la empresa privada, de la libertad de los mercados y del rol de mínima interferencia que debe jugar el Estado, pero no podemos dejar de decir que esto apesta cuando se ha confundido el servir con el servirse.

Es la hora de este gran acuerdo, si no en realidad da igual por quien votemos, solo conoceremos el nombre, pues el apellido esta pactado, del capitán del Titanic que indefectiblemente se hundirá, en el mar de la pequeñez de mente y falta de rectitud de intención.

Cortesía de La República

Grupo Camacho Internacional absorbe a BDO Tax Costa Rica

  • Cambio obedece a la necesidad de satisfacer a sus clientes bajo una visión integral en materia de impuestos y negocios.
  • Grupo Camacho Internacional decidió no continuar con la fusión con BDO Internacional.
  • La firma costarricense aprovecha su 30 aniversario para presentar su nuevo modelo de negocio cliente-centrista y los planes para su expansión global.

 

Grupo Camacho Internacional, firma especializada en impuestos, contabilidad y negocios absorbió, en Costa Rica, la operación de BDO Tax S.A., con lo que mantiene su estructura actual de colaboradores y pasa a administrar y gestionar su cartera de clientes.

De esta forma, el grupo de capital costarricense decidió no continuar con el proceso de fusión con la compañía global BDO, iniciado en octubre del 2016.

“Los cambios que estamos trabajando son en procura de que nuestros clientes obtengan un mejor servicio; nuestros clientes sentirán un alivio en cuanto a la flexibilidad y a la posibilidad de poder contar con nosotros como su aliado global. La intención es llevarles de la mano a cualquier país del mundo en el cual tengan necesidades profesionales y puedan mantener la relación de cabecera que tienen con nosotros,” explicó Carlos Camacho, socio fundador de la firma.

El cambio de operación a la marca Grupo Camacho Internacional se da luego de un año y medio de trabajo como parte de la red internacional BDO. Como cualquier proceso de fusión, la integración entre Grupo Camacho y BDO llevó el ritmo gradual requerido para concretar todos sus aspectos; no obstante, luego de un análisis profundo y mesurado, se tomó la decisión de no continuar con el proceso y, de inmediato, retomar el rumbo de crecimiento y desarrollo que llevaba la firma.

“Se nos hizo evidente que nosotros ya contábamos con procedimientos fundamentales para satisfacer las necesidades de clientes globales y con las características técnicas que se demandan. El concepto de globalización en las firmas internacionales queda en un asunto de orden nominal y no en una prestación de carácter integral que es lo que en realidad nuestros clientes vienen demandando,” dijo Camacho.

Mejores servicios, relaciones de confianza y acompañamiento a futuro

La nueva etapa de Grupo Camacho Internacional se da meses después de la incorporación de dos nuevos socios a la firma de consultoría. Además de Carlos Camacho, como Socio Director, el equipo ahora se compone por Carmen Sánchez y Eduardo Vargas, como socios de impuestos.

Estas incorporaciones, a criterio de Camacho, marcan el nuevo rumbo de la firma, asegurando la estabilidad necesaria para enfrentar la coyuntura global en el ámbito de tributación y negocios.

“La incorporación de nuevos socios permite ampliar nuestro alcance a través de nuevos profesionales de competencias probadas, asegurando el legado de buen trabajo, independiente a nuestra participación personal…  Entendiendo las necesidades de nuestros clientes no desde la óptica del servicio puro y duro sino desde una óptica integral; siempre manteniendo nuestros principios y valores, nuestro carácter ético y nuestra pasión por el servicio,” indicó Camacho.  

Grupo Camacho Internacional se caracteriza por su liderazgo y conocimiento en materia de precios de transferencia, posición que esperan potenciar en esta nueva etapa de visión integral de los impuestos y las necesidades de negocios de sus clientes.

Grupo Camacho Internacional es una firma local, con presencia regional y proyección internacional gracias a su afiliación a HLB, red de empresas consultoras de negocios, impuestos y auditoría, la cual tiene presencia en 140 países.

“Nos emociona el aprovechar la incorporación de servicios de valor agregado a la red internacional que representamos a partir de ahora. Nuestra especialización es amplia a nivel internacional y nos consideran un buen recurso para mercados fuera de Centroamérica y del Caribe. Hemos servido de manera exitosa a mercados muy exigentes en términos técnicos como los europeos, asiáticos y de Australia y tenemos la certeza de que lo continuaremos haciendo así,” aseguró Camacho.

 

 

Sobre Grupo Camacho Internacional (GCI)

Grupo Camacho Internacional, con 30 años en el mercado, es una firma líder en impuestos, consultoría y servicios de negocios con un profundo conocimiento técnico y legal, gran accesibilidad, flexibilidad y un trato personal que la destacan.

Se trata de una firma regional, con presencia en Costa Rica, Panamá, Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala y una amplia proyección internacional gracias a sus relaciones y alianzas con destacadas firmas de profesionales multidisciplinarios, compañías multinacionales y globales.

Es de todos

Por: Carlos Camacho / Socio Director de Grupo Camacho Internacional

He decidido escribir estas líneas antes que se despejara la incógnita electoral, con el único rigor interior y personal de no hacerlo a la luz de los resultados que puedan incidir en los planteamientos que me permito compartir con ustedes.

El país que en el ejercicio de su derecho sagrado al sufragio, sin más temores que los resultados mismos, pero con la certeza institucional que dan nuestros valores electorales que son garantes de los resultados y del ejercicio efectivamente libre de la manifestación de la voluntad, del fuero interno en la sagrada relación de intimidad con la urna electoral. Por esto debemos estar agradecidos, ya que esta conquista es de todos.

El haber podido tener derecho a manifestar nuestras preferencias, a pesar de nuestras diferencias, unos con más otros con menos respeto por los demás, es también una conquista participativa de una democracia en pasos de la adolescencia a la madurez, estamos en esta etapa donde la participación ciudadana abierta por la multiplicidad e inmediatez de los medios de comunicación y las redes sociales, han abierto las plazas públicas a todo aquel que considere oportuno manifestarse, pasando de la voz de los caudillos a la voz de los ciudadanos, esta es una conquista que debemos considerar como una apropiación responsable de la democracia y la vigilancia crítica —constructiva de preferencia— para el logro de unos objetivos concretos y eso es otro de esos valores que es de todos.

Debe tener claro quien haya sido electo —o quedado elegible— en las diversas plazas de responsabilidad de elección popular y los que sean designados de estos para el cumplimiento de la función pública que su responsabilidad es ante la democracia que no es abstracta sino que es de todos. Que esta responsabilidad no es para servirse sino para servir, que este deber de servir lo es no solo para con sus correligionarios, sino que lo es de todos.

Deben tener también claro quienes postularon su nombre a las diversas posiciones de elección, que lo han hecho no solo ante sus partidos, que lo han hecho como opción ante un colectivo social que es de todos; lo que implica el compromiso de ser partícipes permanentes en el resto de lo que apenas se inicia que es el fin último del medio electoral que es conformar gobierno. Así como nadie forzó a ningún candidato a presentarse, por el compromiso que comporta haberlo hecho, salir de la contienda electoral y dejar de protagonizar los calificará en la historia como un advenedizo, como el país que es de todos debe iniciar un proceso de escribir su memoria histórica, debe cobrar con la repugnancia electoral cualquier desaguisado de esta naturaleza.

Tal y como lo hemos venido enfocando el fenómeno electoral es un complejo conjunto de actos y promesas, acciones y silencios en el que todos hemos elegido mantener un rol, ni siquiera quien se abstuvo de participar por completo en el proceso, puede eximirse de este proceso, por tanto, este proceso, con todos sus encantos y consecuencias lo es de todos.

Los procesos electorales son medios, no fines para el logro de unos objetivos del conjunto de la sociedad y en nombre del sector privado, considero indispensable que con independencia de partidos todos, exijamos la conformación de una agenda nacional que debe priorizar temas ya diferidos en muchas administraciones, pero que son impostergables si queremos que nuestros hijos reciban un país mejor que el que hoy tenemos, este es un deber que no reposa en manos del político, sino en la exigencia de consensuar, con el sector privado, ya que este es un deber que es de todos.

La agenda a consensuar debe empezar por el arreglo de las finanzas públicas, el remedio hay que tomárselo no es opcional, hay que reducir la deuda tanto interna como externa que hacen que el transcurrir del tiempo sin remedio solo erosione el bolsillo de los sectores productivos quienes lo trasladan económica y socialmente. Cuando lo hacen de forma económica los precios suben y las capacidades adquisitivas de los consumidores bajan y cuando no hay camino otro que el traslado social, aumentan el desempleo poniendo presión en la espiral de la pobreza de este que es el país que es de todos.

Debemos definir de inmediato un plan de capitalización de deuda pública por patrimonio para que con esto financiemos el traslado de los funcionarios públicos que hay que cesar para que el Estado adquiera el tamaño adecuado a sus actuales y eficientes funciones, lo que aumentara las unidades de generación de riqueza, mermará la hemorragia de los recursos del Estado que son también de todos. Esto será doloroso, pero sanará, no avanzará y solucionará en el mediano y largo plazo temas calientes como la precaria infraestructura de toda naturaleza, la necesaria modernización de los medios que nos pongan a la vanguardia de la competitividad, función que el Estado puede aprovechar hacer, cambiando la deuda por inversión pública en manos del sector privado. Los buenos resultados que de esto obtengamos no lo serán de un partido, sino que lo serán de este país que es de todos.

Debemos también arreglar los aspectos fiscales relativos a las reformas que han venido por décadas esperando ver la luz, cambios en renta que sean eficaces para cobrar lo que en materia de creación de riqueza incremental sea propio, compense lo que se ha perdido en el incierto mundo de los negocios, fomentando el incentivo por aumento del empleo en el sector privado. Esto debe ser dotado con medios de nueva generación de incentivos que finalmente sean coherentes con la agenda social, la de incorporación, la de orden ambiental de lo que debemos concientizar es un deber que lo es de todos.

Debemos ser audaces en la creación de medios de gestión de bases imponibles de nuevos hechos, para evitar las amnistías, pero fomentar el proceso de regularización con costo marginal de las situaciones fiscales que a reglas generales simplemente serian impagable y por tanto, aun en una audaz detección de las autoridades del Estado, estaríamos ante la pérdida de los recursos que son de todos.

Debemos cerrar la puerta a la tolerancia y fomento de la informalidad, la agenda debe exigir acciones concretas de gestión, fiscalización y cobro, de todas las actividades económicas, muchas disfrazadas de régimen simplificado y otras simplemente omisas ante los ojos complacientes de la Administración Tributaria.

Finalmente, la agenda para ser completa, debe comprometer a todos, incorporar a todos, exigiendo cuentas a todos, con fechas tasadas, el nuevo gobierno contaría con el beneplácito de hacer lo que hay que hacer si asume una posición equilibrada de pesos y contrapesos en la agenda y un plazo no mayor al primer periodo del gobierno. Esto es un deber que es de todos hacer cumplir.

De no ser así este que es el país de todos ha sido el gran perdedor del proceso de elecciones que recién pasaron y hemos vuelto a confundir el fin con los medios.

Cortesía de La República

La economía, por favor

Por: Carlos Camacho / Socio Director de Grupo Camacho Internacional

Esta es mi última columna antes de las elecciones costarricenses; me parece oportuno, sin tomar partido, hacer un llamado a lo fundamental. Esto es, provocar la conciencia de que la elección no debe ser una discusión como se ha tornado desgraciadamente, donde la prioridad sean agendas paralelas al centro de atención mas importante que es cómo y con qué equipo llevará la próxima administración a Costa Rica, fuera de la zona de aletargamiento económico, que ha manifestado con criminalidad, muerte y flagelo del desempleo, lo que ocurre cuando se dejan de lado las acciones urgentes e importantes como lo son las de propiciar la confianza necesaria tanto en el sector interno como externo de los inversionistas para que sean estos quienes mediante la inversión productiva generen nuevos medios de riqueza incremental, nuevo empleo, que a la vez aumente la capacidad de consumo de los costarricenses y estos a su vez, de la manera sana y sostenible por medio de una carga tributaria moderna, pasando del actual sistema anacrónico de gravar las ventas y las rentas de la forma que esta fuera el contexto de la realidad, mejoren las finanzas del Estado.

También vale la pena que prestemos atención a dos elementos noticiosos recientes en los lectores sofisticados del mercado; por un lado, la agencia calificadora Fitch, que indica que los chances de mejora de la calificación país, solo se pueden lograr con una reforma fiscal integral e inmediata. No más postergación al redimensionamiento del gasto público, ni menos aún a la modernización del sistema tributario y la administración de los tributos, gran protagonista del nihilismo que padece el país en esta materia.

A la vez la caída de los bonos de deuda de Costa Rica, resultado de la incertidumbre en la nebulosa de la elección, solo es signo de cuál debe ser la guía de no voto, el voto no puede ir a la agenda monotemática de nadie, sea está acorde o no con la profesión de principios y valores de cada quien. El aumento del riesgo, no solo de la percepción del mismo, lo estamos viendo reflejado no solo en la caída internacional de los precios de nuestra deuda externa, sino que también, en las acciones desesperadas de Hacienda por una colocación de ventanilla para cerrar el gran faltante de recursos que tiene el Estado hoy. Cuando la cifra del déficit se ubica en el orden del 6,6% del PIB, están ocurriendo dos fenómenos de difícil separación: en primera instancia el valor absoluto del faltante está aumentando y como consecuencia de la recientemente reconocida, pero evidente recesión en la economía real, los valores del producto interno bruto están cayendo, estamos en sala de cuidados intensivos, no podemos pegarle un susto al paciente, se nos puede morir del mero susto y no de todos los padecimientos que en realidad le aquejan.

Es momento de meditar sobre las consecuencias de elegir un partido sin equipo, estamos al final de un experimento social de protesta consumado en las urnas hace cuatro años, donde la administración Solís, es en esta materia no solo estéril en acciones de remediación, sino un claro ejemplo de qué ocurre cuando el poder cae en manos de quien no está preparado para ejercerlo, así como cuando no cuenta con un equipo experimentado. Ya está demostrado con los últimos hechos de corrupción flagrante también, que esta no es monopolio de un partido, pues quien llegó al poder bajo las promesas de limpiar la corrupción ha sido elocuente en su incapacidad de lograrlo, así como de haber sido presa fácil de la seducción del pecado del poder por el poder mismo.

Esta elección es fundamental para Costa Rica, para definir, si logramos salir del aletargamiento económico, la incertidumbre de reglas y pactamos un marco de acción para la concertación nacional de los grandes temas.

Sabemos que no es mucho lo que se puede hacer desde Casa Presidencial sin contar con una representación significativa en la Asamblea Legislativa, esto nos llama a la reflexión de depositar en las urnas de manera consistente nuestro voto al candidato a presidente, con sus compañeros de fórmula en el Congreso. La democracia se entiende mal cuando se mira como la partición del voto, ya que esta acción traerá como consecuencia la partición misma de la posibilidad real de acuerdos nacionales que vienen creando una gran deuda económica y social.

El uso responsable de la libertad llama a que nadie se quede sin ejercer ese derecho de voto, para quienes lo disfrutamos como derecho, no queremos tener que luchar de nuevo por rescatarlo, la apatía es una de las enfermedades sociales más peligrosas de la era moderna en especial, cuando a la toma de decisiones como pueblo libre se refiere. No son necesarias manifestaciones externas, no es tiempo de jolgorios o festines electoreros, es la hora de votar, con el corazón, la mente y la de ser entero por una mejor Costa Rica en su sentido más amplio.

Cortesía de La República

Generar riqueza

Por: Carlos Camacho / Socio Director de Grupo Camacho Internacional

Uno de los predicados de libro en materia tributaria, es que entre los objetivos de un sistema tributario está el de redistribuir la riqueza. En mi columna anterior, en la que abordé el comparativo de la reforma fiscal inteligente de Estados Unidos y la nonata reforma costarricense, hubo quien me comentó que la reforma estadounidense carecía de la característica redistributiva, comentario que agradezco ya que me permite abordar asuntos fundamentales que se pierden de vista en la lógica de la economía, en especial en algunos que comulgan con la ortodoxia del libro pero no han tenido oportunidad vital de estar en el sector privado como emprendedores o empresarios.

Cualquier cosa que queramos distribuir o más aún redistribuir debe existir primero. Esto que es una palmaria afirmación, por obvia que parezca, es el fundamento de toda acción tendente a la creación de un sistema económico, por ende, responde a la primera pregunta que nos enseñan en las aulas de economía respecto de qué es lo que vamos a producir, dados los recursos existentes tanto manifiestos como potenciales en un ambiente económico, para luego resolver el cómo y el para quién, siendo esta última la pregunta que alude a la distribución de la riqueza.

El objeto de cualquier sistema económico es la generación de riqueza, de la manera más eficiente, conjuntando de manera acorde a los mejores resultados o ganancias las combinaciones probables de los factores de producción. Los clásicos se refieren a los factores de producción como la tierra, el trabajo y capital; o capital, interés, trabajo y tecnología, es a través de estos rudimentarios elementos básicos que se fundamenta un sistema de producción cuyo objeto es generar riqueza, que en consecuencia de existir, genera bienestar económico, siendo este a su vez el medio de detectar entre otros las efectiva satisfacción de las necesidades del mercado. El tema tributario está inmerso y debe ser acorde a los objetivos antes dichos, ya que este no es un objetivo en sí mismo, sino un mecanismo para que tanto el ordenamiento de los recursos como la conducción de los beneficios y el bienestar sean posibles para evitar condiciones extremas de desigualdad en la partida o en la llegada de la carrera de las economías. Esto que de nuevo es obvio, lo pierden de vista algunos “jacobinos” del derecho tributario que rinden culto a los tributos sin considerar el papel fundamental de su rol en el sistema económico en el que se circunscribe. Aterrizando, si un país es muy pobre en la generación de su producción por más que queramos distribuir solo se podrá distribuir pobreza, la cual además generará más pobreza en un natural círculo de escasez.

Un sistema tributario como parte —no el todo, ni lo único— de un sistema económico, debe atender a la necesidad de dejar que los factores de la producción ya mencionados, sean conducidos de manera eficiente a la generación de la mayor cantidad y calidad de riqueza. En cuanto a la cantidad, porque de ahí se deriva tanto la imposición directa como indirecta. Tanto como en la calidad, ya que se deben crear incentivos o disuasorios de externalidades negativas, por ejemplo la contaminación, donde los impuestos ambientales dirigidos a quien contamina paga, son claros ejemplos de esto.

Si hay más trabajo, hay más consumidores, si hay más consumo hay más inversión, si hay más inversión hay más riqueza, si hay más riqueza aumenta el caudal recaudatorio de los impuestos sobre las rentas, tanto de las personas físicas con trabajo —ya que los desempleados evidentemente no tributan, pero también porque estos consumen cantidades decrecientes de bienes y servicios que hacen que se reduzca la demanda agregada— que a la vez genera ganancias que fomentan la inversión ya que su retorno aumenta, dichas ganancias tributan de manera directa en la utilidad, más aún son bases imponibles incrementales que surgen de la imposición indirecta al consumo de los bienes y servicios, lo que aumenta el circulo virtuoso de la riqueza, logrando como consecuencia una mejor distribución de la riqueza, que tiene más que ver con la calidad del aparato estatal que administra la función redistributiva que con la generación de más ingresos. Es falaz que aumentando impuestos hay más redistribución, es generando más riqueza que se logra.

Es decir, sin riqueza no hay progreso, sin este no hay bienestar y este es la base de la distribución y redistribución, cualquier sistema fiscal que no propicie la activación de la generación de este objetivo está destinado a administrar pobreza, esta, distribuida, se convierte en miseria y quebranta la capacidad emprendedora y vital del sector privado.

Cortesía de La República

Reformas fiscales inteligentes y absurdas

Por: Carlos Camacho / Socio Director de Grupo Camacho Internacional

La diferencia entre una reforma fiscal inteligente y una absurda consiste en diversas características, entre las que podemos mencionar: la oportunidad, la estrategia del diseño, el planteo coherente de objetivos y su vinculación con metas de gestión, así como la dotación de orden normativo, pero en especial de destrezas de gestión de la autoridad tributaria.

Es fundamental entender que las capacidades de las administraciones tributarias no pueden estar disociadas de los elementos esenciales de las reformas fiscales, en especial basados en el principio natural de medición que en este caso sería, si está capturando o no a todos los obligados, o dejando espacios cómodos a los omisos, así como qué elementos le pueden estar faltando para lograr una correcta recaudación de los tributos que ya tiene a su cargo. Si una administración tributaria denota falencias en detectar por cualquier motivo —incapacidad, inopia, corrupción, carencia de métricas de gestión, dotación de recursos humanos y tecnológicos o marco jurídico acorde en sus facultades a sus responsabilidades— simplemente cualquier reforma fiscal es absurda. También es absurda cualquier reforma fiscal que se desapegue del entorno de la realidad de negocios y de los ciclos económicos en que se aplicará, así como la condición de orden analítico de las consecuencias que en la competitividad país se puedan tener dada la interdependencia de las economías en el orden globalizado, así como el estímulo de la riqueza.

La otra característica de una reforma fiscal absurda es que no promueva o sea disuasiva de la generación de riqueza incremental, para que las capacidades contributivas sean el fundamento de una mejor recaudación. Por último, la más absurda es la reforma fiscal que siendo necesaria no se hace. Sin duda el clásico caso de la reforma fiscal absurda lo es la costarricense, por evidentes razones ya desprendibles de lo expuesto.

Una reforma fiscal inteligente es aquella que, en sentido contrario a lo dicho; aprovecha las circunstancias económicas, es oportuna, genera estímulos al crecimiento, atrae inversión y promueve con un aparato administrativo competente y suficiente la relación más eficiente de recaudación, costo de cumplimiento, gestión de la inteligencia tributaria y creatividad en los objetos de la imposición que graven distintas y novedosas capacidades contributivas. Sin duda, la reforma fiscal estadounidense es un excelente modelo y ejemplo de la definición de una reforma fiscal inteligente. Se logró con la menor erosión y tiempo de debate posible, aprovechó la atracción por reducción de tarifas para la repatriación de utilidades de las empresas estadounidenses con recursos no repatriados por motivos fiscales, generando una inteligente atracción de recursos que aumentará la capacidad de generar riqueza local, estimulando el mercado interno y su generación de riqueza, estimándose en varios billones de dólares la recaudación incremental resultado de la aplicación de la regla de repatriación o de regularización fiscal, creando de manera ingeniosa un nuevo objeto de imposición reducida pero incremental. Durante décadas las reglas fiscales de Estados Unidos han mantenido una especial condición de exención —hasta su repatriación a Estados Unidos— de las utilidades de empresas norteamericanas que se acumularan en el extranjero. La reforma fiscal inteligente planteada por los congresistas, tiene una gran ruptura de paradigmas y una aceleración en la recaudación de gran calado. Mediante un sistema de pago de peaje o impuesto de regularización de entre el 8% y el 15% de única vez, se evita el pago de impuestos una vez se logre la repatriación efectiva. Esto se distingue de las amnistías latinoamericanas que solo promueven el incumplimiento a costo cero. A la vez la drástica reducción de la tarifa del impuesto sobre la renta corporativa a una tarifa tentadora del 20%, comparado con su anterior 35%. Moverse del universal y tradicional sistema de renta mundial a un novedoso de renta territorial, con matices, es también parte de la inteligente reforma fiscal de Estados Unidos de América.

No caigamos en el equívoco de decir, que ellos en Estados Unidos lo pueden hacer porque son un país desarrollado y Costa Rica no por ser un país en vías de desarrollo (eufemismo). Todo lo contrario, Estados Unidos es un país desarrollado por hacer lo que hay que hacer, cuando hay que hacerlo, de la forma más rápida e inteligente. Costa Rica por el contrario es un país en vías de desarrollo, por no hacer lo que debe en el momento oportuno, ya que de manera tozuda seguimos con un proyecto de reforma que celebra ya 16 años de estar en discusiones estériles, lográndose solamente parches al sistema, sin llegar a lo que se necesita en modernización de bases imponibles, adecuación a la realidad del entorno económico, así como con una administración tributaria, que hace siempre lo mismo sobre los mismos, dejando hacer y dejando pasar el gran problema de la evasión y los omisos del sistema que juegan libremente al margen de la ley.

Esperamos que en la próxima oportunidad que retomemos el tema de reforma fiscal, la misma sea una reforma inteligente y abandonemos la absurda y trasnochada norma que ya no es acorde a los lineamientos mínimos indicados como necesarios a la reforma fiscal inteligente.

Cortesía de La República