El Gobierno Corporativo Tributario

Gobierno Corporativo

Hoy día la comunidad, tanto de negocios como el consumidor en general, reclama “juego justo” en el mercado de parte de todos sus actores; la reputación y la credibilidad son hoy los intangibles más valiosos para cualquier empresa. Los asuntos tributarios (a la par de los medioambientales) son hoy el talón de Aquiles de muchos empresarios y negocios, que hacen tambalear o caer grandes grupos corporativos, con importantes ejemplos a nivel mundial y de recientes casos que se ventilan en nuestro medio local. Los esquemas defraudatorios groseros y sofisticados son detestados, por el impacto social y económico que causan a la sociedad en su conjunto, en especial cuando estas conductas han quedado en estado de impunidad.

La gestión de los negocios actuales requiere otorgarle al cumplimiento tributario una silla en la mesa directiva responsable del gobierno corporativo. No podemos permitirnos que el tema continúe siendo una rápida evaluación al cierre del periodo fiscal.

¿Qué acciones implica el gobierno corporativo?

El gobierno corporativo tributario implica mantener en la mesa de trabajo permanente tres acciones: (1) diagnóstico continuo de la posición actual, (2) evaluación concreta de la estructura para dar debido cumplimiento y (3) análisis de la estrategia y políticas definidas por los socios y los directores, que actúen de manera transversal al quehacer y decisiones estratégicas y operativas de los negocios.

El diagnóstico continuo de la posición tributaria actual es un examen objetivo del debido cumplimiento, basados en un conocimiento concienzudo de cuáles son las obligaciones del grupo corporativo, así como de los riesgos acumulados e implícitos de los negocios, tanto del grupo como del entorno político de la materia.

¿Qué deben hacer los responsables del gobierno corporativo?

Se hace obligatorio para los responsables del gobierno corporativo conocer cuál es el mapa impositivo; qué costos implica para los negocios; qué procesos deben asegurar su cumplimiento al menor costo posible legal; cómo es la relación con las distintas administraciones tributarias locales (nacionales y municipales) y extranjeras; qué comunicaciones se dan con ellas y cómo las atienden; cuáles son las contingencias y qué nivel de riesgo implican; cómo se deben revelar a los socios e interesados de la información financiera; qué acciones implican que deban dirigirse a los responsables de la gestión administrativa; entre otros muchos aspectos.

Esta primera acción del gobierno corporativo tributario, es de carácter permanente. Hoy se está discutiendo el proyecto de reforma Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que debe ya haber implicado en la mesa directiva la búsqueda del asesoramiento de expertos para identificar cómo cambia el mapa impositivo actual, para definir el plan de acción para adaptación y logro de cumplimiento oportuno y eficiente. Asimismo, a nivel mundial tenemos un escenario cambiante en asuntos de la fiscalidad internacional y a nivel local una evolución jurisprudencial que nos obliga y amplía nuestras responsabilidades, tanto formales como materiales.

A la vez, esta acción enlaza con las otras dos indicadas, no en etapas subsiguientes, sino encadenadas, de manera que la mesa directiva pueda tomar siempre decisiones de negocios considerando el aspecto tributario como un elemento a priori. Hemos visto cómo en administraciones tributarias de sistemas avanzados como el japonés, este accionar de parte de los responsables del gobierno corporativo, significa trato diferenciado (favorable) en los planes de fiscalización.

Para estas administraciones tributarias evaluar y confirmar que los socios y directivos asumen responsablemente la normativa tributaria, que sus políticas son legales y morales, implica un nivel de credibilidad que les permite catalogarlos como contribuyentes de bajo riesgo o riesgo controlado.

Grupo Camacho Internacional le invita a adoptar un modelo de gobierno corporativo tributario. Estamos capacitados para acompañarles en la mesa directiva y asumir un rol activo, junto con su equipo de trabajo, para mantener y mejorar la reputación de su negocio y la credibilidad frente a las administraciones tributarias.

Leave a Reply