Empresas fiscalmente inteligentes

Por: Carlos Camacho / Socio Director de Grupo Camacho Internacional

Sin duda, la vida cotidiana nos lleva a velocidades cada vez más aceleradas y requiere de nosotros como responsables de las decisiones más estratégicas de nuestros negocios, hacer un claro cuadro de mando estratégico. Si bien las empresas que cierran su periodo fiscal en setiembre están en el proceso de finalizar, afinar y financiar el cumplimiento de sus obligaciones del impuesto sobre la renta, es importante, indicar que esta acción operativa no debe absorber las acciones estratégicas.

Para quienes cierran sus cuentas anuales el próximo fin de diciembre, están en los preparativos de las mismas a la vez de afinar detalles de diversos cumplimientos en materia de reportes, a casa matriz, a las entidades de supervisión, a los acreedores, así como accionistas y Administración Tributaria. Todos estos son elementos que atienden a la operatividad de objetivos más estratégicos, el ambiente tributario de hoy requiere empresas fiscalmente inteligentes, para reducir riesgos, minimizar costos de cumplimiento y lograr administrar eficientemente la carga fiscal acumulada efectiva de mínimo impacto en la competitividad y con el menor riesgo de litigios tributarios locales y/ o internacionales.

Entonces, ¿cuáles deben ser las acciones estratégicas? Para este momento debemos estar centrados en que operativamente se esté cumpliendo con los asuntos antes dichos, pero basados en una planificación estratégica, que permita medir la gestión del elemento de costo que corresponde al gasto por impuesto sobre la renta. Este costo, al igual que todos los demás debe ser susceptible de incorporarse y alinearse con los planes estratégicos de carácter integral que toda empresa organizada y moderna debe tener. Los impuestos sobre las utilidades no son solamente resultados residuales, no pueden tampoco tratarse como problemas ex post, para cambiar este paradigma las gerencias deben incorporar en sus cuadros estratégicos el manejo de las obligaciones fiscales de su grupo económico, haciendo en esta época, sin distinción del momento de cierre, la planeación fiscal de 2018 y siguientes. Con el aumento en la inteligencia que manejan hoy las administraciones tributarias del mundo, así como el inicio de la era del intercambio automático de información, las empresas se definan como empresas fiscalmente inteligentes. La principal característica de estas empresas es que se apoderan de la gestión fiscal de una manera proactiva, no reactiva, llevan a la mesa de decisiones estratégica, el sello del gobierno corporativo tributario, ambos conceptos resaltados, que hemos desarrollado como conceptos de firma para nuestros clientes.

Esta tarea no es por definición una tarea ex post, ni de medio año, muchas veces en la práctica profesional, atendemos a quienes con sobresalto llegan a contarnos preocupados, que han tenido un excelente año, como si esto fuera una mala noticia, su sobresalto surge porque no planearon el costo fiscal de este deseable escenario. Todo lo que un contribuyente puede administrar es la tasa efectiva del impuesto como resultado de acciones ex ante, ¿cuándo? Ahora, nosotros le podemos ayudar a mejorar sus resultados después de impuestos, siempre en apego a la legalidad, con oportunidad y en una adecuada manera de manejar sus costos fiscales, considerando los escenarios diversos de costo/riesgo, que comporta toda decisión inteligente de negocios.

En nuestra experiencia, el éxito en el manejo del costo tributario y más aún, la reducción de las determinaciones en las empresas fiscalizadas, logra un mejor resultado, cuando la empresa tiene la disciplina de incorporar la planificación fiscal como parte de sus prácticas anuales, así como el monitoreo periódico. Ser una empresa fiscalmente inteligente, es una decisión vital en la turbulenta condición de cambio en la normativa local e internacional y que marcará una importante diferencia en la competitividad de la empresa y su sustentabilidad en el largo plazo. Es su decisión, no espere más, actúe.

Cortesía de La República